imprenta online para empresas

Impresiones.

¿Imprimir en Pantone© o CMYK?

Algunos clientes nos consultan con frecuencia sobre la posibilidad de imprimir material de su papelería corporativa o publicidad con los colores Pantone© (The original Pantone Matching System®) definidos en su manual de identidad. La respuesta siempre es la misma, si está dispuesto a asumir el coste sí es posible, pero debe tener en cuenta que los presupuestos se disparan hasta varias veces el precio de la producción del mismo trabajo en CMYK y esto ocurre básicamente por dos razones:
– La impresión digital queda descartada porque siempre se trabaja en sistemas de cuatricromía (o hexacromía).
– La impresión offset por agrupación de distintos trabajos en la misma plancha queda descartada al tener que utilizar colores especiales.

Por lo tanto el único modo de realizar el trabajo es con la impresión individual en offset, asumiendo los costes totales de planchas y tiempo de limpieza y puesta en máquina de colores especiales. Al no ser posible la impresión en sistemas digitales, las tiradas cortas quedan descartadas ya que los costes iniciales serían desproporcionados y normalmente solo es viable para largas tiradas de catálogos extensos a 5+5 tintas por ejemplo, que posibilita la compra de la tinta especial original ya fabricada en latas (ten en cuenta que en las tiradas cortas en Pantone® que aún realizan pequeños talleres, el color de la tinta Pantone® se realiza por mezcla manual de colores base, por lo que la coherencia del color de un trabajo a otro siempre dependerá del grado de experiencia y precisión del impresor).

Por estos motivos, hoy en día nuestro consejo es definir la gama cromática de la identidad corporativa en base a colores CMYK, aunque estos estén definidos originalmente sobre un Pantone©. Esto nos permitirá no limitarnos en producciones de presupuestos desorbitados y aprovechar todos los medios de impresión actuales para obtener resultados satisfactorios con una relación calidad / precio óptima.

Si que es cierto que esto puede limitar a la hora de definir algunos colores concretos como los anaranjados, turquesas o violetas que en la impresión por cuatricromía quedarán siempre más “apagados” que impresos con tintas directas, pero este es un inconveniente que debemos asumir si queremos mantener la coherencia del color tanto si se imprime en gran formato en un vinilo adhesivo, si rotulamos un stand o si se imprime en un papel poroso como el offset o en papeles estucados para revistas. Si observas una guía Pantone© verás que los colores que son reproducibles por cuatricromía tienen una marca de 4 puntos para identificarlos, en teoría los que no tienen la marca se alejan más al reproducirlos en CMYK. Otro tema es el de los colores metalizados, que en cuatricromía se pueden simular pero quedan bastante alejados de parecer metalizados.