Blog de imprenta.

¿Qué es el diseño gráfico y por qué es tan importante para las empresas?

El diseño gráfico ha adquirido un especial protagonismo durante los últimos años. Si bien, esta disciplina cuenta con una trayectoria dilatada, hoy ha experimentado una verdadera revolución. En el pasado su influencia quedaba circunscrita a entornos analógicos y se materializaba en soluciones tradicionales: Formatos publicitarios en soportes físicos y de una forma más tímida dentro de entornos audiovisuales.

Sin embargo, con la aparición de la ventana digital, ha encontrado un terreno de desarrollo casi infinito. El diseño gráfico junto con la informática o el sector audiovisual, ha experimentado una evolución sin precedentes.

Pero, ¿qué sabes del diseño gráfico? ¿Cuál es su origen y por qué hoy es tan importante para las empresas? A continuación te hablaremos de ellos. ¡Presta atención!

diseño gráfico

El origen del diseño gráfico

Incluso dentro del sector académico existen dudas para definir un origen certero del diseño gráfico. En realidad, no se sabe cuándo nació como tal. La versión más aceptada sitúa sus orígenes dentro del período de entreguerras, aunque otro sector defiende que el diseño gráfico emergió como tal en el ocaso del siglo XIX. Pero si se quiere buscar un origen más remoto, se puede contextualizar en las pinturas rupestres pertenecientes al Paleolítico o quizá con la aparición del lenguaje escrito como tal hacia el año 3.000 antes de Cristo.

Esta diferencia de opiniones viene determinada por un fuerte contraste en las concepciones del diseño gráfico como disciplina. Mientras algunos académicos lo entienden básicamente como una manifestación gráfica, otros lo asocian a una producción discursiva en un contexto industrial. Esta segunda acepción defiende que el diseño gráfico surge como un recurso para colmar diferentes tipos de necesidades que pueden ser desde simbólicas hasta productivas.

Sin embargo, podríamos decir que el diseño gráfico es una disciplina compleja que requiere de unos procesos cerebrales específicos. Esto situaría su aparición en el nacimiento del Homo Sapiens. El momento en el que se agregan herramientas externas para enriquecer los procesos de comunicación más allá de los recursos meramente corporales.

¿Qué es diseño gráfico? 

Cuando hablamos de diseño gráfico nos referimos a un conjunto de procesos discursivos organizados que están orientados a comunicar. Su lenguaje se basa en el uso de elementos visuales cediéndoles todo el potencial de transmisión.

Pero, ¿cuál es entonces la diferencia entre el diseño gráfico y el arte basado en los elementos visuales? Aunque ambas manifestaciones son muy similares y parten de ciertos puntos comunes, lo cierto es que existe una diferencia distintiva.

La funcionalidad es el elemento que nos permite diferenciar el diseño gráfico de las artes plásticas. Podríamos decir que la funcionalidad es el objetivo de los discursos en el ámbito del diseño gráfico. 

Pero, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de funcionalidad? 

La importancia de la funcionalidad

El diseño gráfico está orientado a cubrir unas necesidades determinadas. Es decir, la construcción compositiva va dirigida a cumplir unos objetivos concretamente delimitados y de carácter práctico. Éstos están relacionados con el aparato industrial, comercial y económico. Los proyectos de diseño gráfico se construyen para abastecer las necesidades de las empresas. En ese sentido son más pretenciosos y organizados. Su elaboración parte de un análisis previo de la audiencia objetiva, las finalidades prácticas que se desean alcanzar y las respuestas que se desean obtener. Por ejemplo, pueden ser la compra de un producto, la asistencia a un evento o el descubrimiento de una marca.

Por otro lado, las artes gráficas como la pintura o la fotografía están orientadas al mero arte. Su finalidad es el arte en sí mismo. No responden a análisis de mercado o a necesidades empresariales. Su discurso emerge del propio artista, a menudo siquiera sin plantearse qué tipo de emociones desea despertar en el público.

diseño gráfico

¿Por qué es tan importante el diseño gráfico para las empresas?

Se ha convertido en uno de los ejes vertebrales del ecosistema empresarial. Algo que no es extraño, pues se trata de un campo multidisciplinar que tiene a relacionarse con el marketing, la publicidad, la informática, la atención al cliente o la gestión de procesos. Algunos de sus beneficios principales son:

Creación, desarrollo y posicionamiento de marca

Las marcas se consumen en gran medida a partir de discursos visuales. Especialmente dentro de los contextos digitalizados, el contenido visual posee cierta prevalencia. Causa más impacto y posee una mayor capacidad de pregnancia en la memoria de los usuarios. Por ello, los logotipos y los formatos publicitarios gráficos han adquirido un especial cariz dentro de los contextos empresariales.

Un diseño gráfico eficaz de alta calidad puede incrementar el alcance de marca y multiplicar sus posibilidades de posicionarse dentro de mercados cada vez más competitivos.

Optimización de recursos

El diseño gráfico proporciona unidad y un sentido estético global. Bajo una estrategia de marketing los proyectos gráficos se interrelacionan con el concepto de marca. Un discurso universalizado y en el que se integran los valores corporativos y la filosofía empresarial. 

Una correcta dirección gráfica se traduce en una línea de trabajo clara y en cierto sentido, se convierte en el eje de los procesos. Será alrededor del discurso esencialmente conceptual que construye el diseño corporativo, que se implementarán diferentes líneas de actuación y procesos de producción, comercialización o atención al cliente.

Mejora de la imagen corporativa e incremento de la notoriedad

La imagen corporativa constituye el valor supremo de las empresas. Se trata de la opinión que los públicos (consumidores o no) construyen alrededor de una marca. La capacidad de influencia que la imagen corporativa tiene en la toma de decisiones de los clientes potenciales es determinante.

Un buen trabajo de diseño gráfico alimenta la construcción de opiniones positivas y fortalece los vínculos de confianza, determinantes en el éxito de un negocio.

El diseño gráfico influye en la experiencia de usuario, en la percepción del valor y en la identificación de los públicos con las marcas.

Agilización de los procesos internos

El diseño gráfico se basa en los procesos de lenguaje. Trabaja a nivel de comunicación y transmisión de información por lo que su correcta implementación y desarrollo repercute en un enriquecimiento simbólico y comunicativo que se extiende al ámbito externo (los públicos), pero también al ámbito interno.

Su ámbito de actuación es tan amplio que no sólo contribuye a construir discursos publicitarios, sino también a sentar las bases de los procesos internos, a menudo trabajando con otras disciplinas como la administración de empresas, la imprenta, el diseño web, la informática o los departamentos de recursos humanos.